Diana Marcoccia detrás de escena

           La actriz que hizo de “Neta” en La Viuda Joven tiene una familia que la ha apoyado siempre en su carrera. Después de haber probado muchas disciplinas, decidió que lo que le apasiona es la actuación

Por Ariana Carolina Contreras Matute

            Es media tarde. Una joven de cabello rubio y liso por debajo de los hombros, con un vestido largo de tela delgada está en el mostrador de la tienda de accesorios “Casa Diarón”. En una de las paredes hay un póster dónde la misma chica aparece maquillada de forma psicodélica, en el lado izquierdo de otras dos, con accesorios de la tienda en un parque de atracciones.  Sus ojos son grandes, redondos y verdes. Su cuerpo es delgado y mide alrededor de 165 centímetros. Parece una chica completamente común, pero es una joven a la que le apasiona la actuación y toda su vida se ha dedicado al arte. Hoy está nominada a mejor actriz juvenil 2011 en los premios TV y Novelas Venezuela.  Ella es Diana Marcoccia.

            La actriz está visitando a su familia en las vacaciones decembrinas, ya no vive con ellos desde hace cuatro años. Ahora su residencia está en Caracas, desde supo que sería la protagonista de la serie juvenil de televisión Corazones extremos. Antes de empezar a grabar, viajaba todos los días a los ensayos, luego decidió instalarse. “Al principio fue extremadamente emocionante y no me importó. Después caí en cuenta, estaba terminando 5to. Año. Pero tenía que elegir: una gran oportunidad o llevar una vida normal como cualquier ser humano que pasa por el liceo”.

            Diana descubrió su pasión por el arte en tercer nivel de preescolar, cuando bailó por primera vez, en Caracas. “Cada vez que escucho la dos canciones que bailé, me dan escalofríos”, dice con una sonrisa. Entonces empezó a estudiar ballet y llegó hasta el quinto año. Además del ballet, varios estilos de danza han dejado su huella en Diana Marcoccia. Su primer sueño artístico fue convertirse en bailarina. Incluso, hace un año grabó un reality show por internet, “Baila, Diana, Baila”, que combinaba el baile y la actuación. La idea fue de sus productores Víctor y Pablo Escalona.

            La actriz está totalmente concentrada en su carrera actoral. Al llegar a Caracas, tenía pensado empezar sus estudios universitarios en Comunicación Social, pero las ocupaciones artísticas no se lo permitían. Pero ahora, después de tres años de haberse graduado de bachiller, sí planea empezar a estudiar Artes.

            Y el arte no ha sido la única constante en su vida, las mudanzas han caracterizado la existencia de esta joven. Nació en Caracas en 1992, luego se fue a Maracay, donde se ha mudado varias veces, y también vivió un tiempo en Tenerife, donde certifica que ir al colegio era muy fuerte. Los niños la discriminaban por ser venezolana. Pero en las tardes todo era distinto, estaba inscrita en una academia. Su tía vivía allá y también era bailarina, entonces le conseguía presentaciones. Al regresar, a mitad de quinto grado, el único colegio que la aceptó fue uno de monjas, en el que se graduó y el que la apoyó siempre en sus labores artísticas.

            Diana Marcoccia se considera “una gitana”. Hablar de las seis veces que se ha mudado en Caracas, desde hace tres años, le da risa. También vivió en Miami buscando alejarse de su entorno, tras la salida del aire de Corazones Extremos dos días después de su estreno. “A todos les afectó mucho, hubo unos que decidieron alejarse del medio, pero yo dije: ‘esto es lo que a mí me gusta”. En Florida, continuó su formación y también estudió inglés, como lo había hecho en Caracas. No se le hace muy fácil el idioma, incluso le costaba en el liceo, pero le gusta. Su estadía en el exterior fue completamente solitaria, fue luego que hizo amigos: “No muchos, pero los pocos que hice fueron de calidad”. A los cuatro meses regresó a Venezuela, vivió un tiempo en Maracay y luego volvió a Caracas.

            Mientras la chica de origen italiano recuerda los momentos importantes en su vida, su madre entra al depósito de la tienda de accesorios para buscar algunas cosas. “Excuse moi”, es una de las frases que pronuncia graciosamente su progenitora al interrumpir su discurso. Marcoccia, de manera muy sutil y serena, descruza las piernas, despeja su espalda de la silla, se aparta del medio y le sonríe un poco.

            Cuando su madre se retira, la joven empieza a recordar de nuevo algunas experiencias. “Todo el mundo quedó sorprendido por lo desenvuelta que fui, porque era muy tímida. Cuando canté y bailé fui otra persona”, admite al acordarse de la primera vez que subió a cantar en un escenario. Ya descubierto su gusto por el canto, la próximamente conocida como Diany viajaría a México para participar en un concurso internacional. Su madre iría como patrocinadora y decidió asistir. Los hermanos Escalona le compusieron un tema inédito con el que ganó. A pesar de las ofertas que recibió, decidió regresar a Venezuela y grabar el álbum Diany Reggeteen.

            Al año siguiente, viajó nuevamente a México. Allí conoció a grandes amigos paisanos, como el actual miembro de Calle Ciega, Eloy Oropeza, quien le gustaba en un principio y ahora llama “primo”. Sus compañeros de viaje formaron parte también de las miniseries Un verano Junto a ti y De buena nota, segmentos de A Control Remoto, show transmitido por  RCTV en 2006 donde la adolescente animaba, actuaba, cantaba y bailaba. De allí salió su segundo CD. Ella recuerda muy feliz la experiencia con sus amigos. “Aprendimos juntos, porque en ese momento yo creo que ninguno sabía actuar”, comenta entre risas.

            Gran parte de ese elenco, participó en Mi niña amada y La otra mitad del sol, series que salieron al aire por Venevisión, donde la artista protagonizó junto a la banda Salserín y grabó su tercer álbum. En estas series, la adolescente conoció a una de sus mejores amigas y a su primer amor, su ex novio Leonel Ojeda, integrante de la banda para ese entonces. Las cosas con el cantante no terminaron bien. La actriz asegura haber sufrido mucho con esa primera desilusión amorosa. Hoy la chica no tiene novio. Su concentración la ha tenido enfocada en su carrera. Sin embargo, comenta que en 2012 puede que le abra las puertas al amor nuevamente.

            Fue después de haber terminado su primera relación y su cuarta serie de televisión que la chica se alejó por un año del medio audiovisual. Se dedicó a sus estudios, en los cuales siempre obtuvo muy buenas calificaciones; al teatro, al canto y al baile en la academia MM art de Cagua. A los quince tuvo su primer papel protagónico teatral en Peter Pan, obra en que se fue la luz el día del estreno en plena escena con Wendy. Diana asegura que fue “horrible”, incluso lloró después de la presentación. Confirma que esa experiencia la ha ayudado a desenvolverse en improvistos de otras obras, incluyendo las recientes.

            La actriz dice que todos los trabajos que desempeña son muy importantes, sin embargo, en cuanto a proyección, el más relevante ha sido su último en televisión, al interpretar a “Neta” en la telenovela La viuda joven. “El hecho de que tengas fans o te reconozcan es como un agradecimiento de lo que vienes haciendo”. Antes de obtener esa oportunidad, ya había hecho innumerables audiciones para dramáticos, incluidas dos para otros papeles en esa producción.

            Además de actriz, Diana Marcoccia también ha sido imagen publicitaria desde pequeña, pero dice que no es algo que le apasiona. “Es un trabajo aparte que me da un ingreso y es una manera de proyectarme”. Y hablando de ingresos, la actriz también es comerciante. Desde que estaba en el liceo les vendía accesorios a sus amigas. Hoy continúa con su negocio.

            En todas las actividades artísticas que ha desempeñado, Diana ha tenido el apoyo de su familia. Al hablar de ellos, irradia alegría. Dice que su hermanita sabe lo que quiere y que su hermanito es muy ordenado, hasta quisquilloso. Hoy los extraña mucho más que ayer. “Ahora hay una conexión más grande, cada vez el amor es más fuerte”. Su madre es actriz y desde niña la llevaba consigo a sus actividades. Admite que siente celos porque muchos amigos la llaman “Mamá Rosa”. Cuando habla de su padre, describe a un hombre emprendedor. Mientras resalta sus cualidades, su mirada se pierde y sus ojos se empañan.

            Muchas veces su familia viaja a Caracas cuando ella no puede ir a Maracay por compromisos actorales. En el presente, la artista asiste a clases de teatro en la escuela de Luzcolumba, donde reconoce haber aprendido mucho. “Lo que más me gusta es la formación como persona”. Además, está haciendo cine por primera vez. Lo que más le gusta del séptimo arte es la dedicación y preparación del equipo de trabajo. En el mes de febrero termina el rodaje, lo más probable es que para finales de este año el film esté en las salas. Para mediados de 2011, la artista dijo que esperaba grabar una película ese año. Evidentemente, lo logró.

            El mundo del entretenimiento no es fácil.  A pesar de que todos los trabajos son complejos, el medio artístico suele ser más rudo que todos los demás. El interés, la superficialidad, la falta de sutileza, son algunas de las cosas que suceden en el medio. Sin embargo, los que saben que eso es lo que quieren, continúan su camino combatiendo los obstáculos. Diana Marcoccia ha vivido situaciones desagradables, pero la actuación es lo suyo. En sus planes está seguir su carrera en Venezuela y así poner su granito de arena en la realización del buen cine de su país.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s