“Me gusta fotografiar más que figurar”

Jhon Pérez, fotógrafo de moda, disfruta esos momentos cuando está en un lugar y aunque la gente no lo conoce, reconocen su nombre y su trabajo. Eso deja ver que su estilo de fotografía (un estilo bastante limpio) es valorado por el público y hasta es inspiración para otros fotógrafos.

Caracas.-  En la casa de Jhon Pérez, fotógrafo de moda, conviven perfectamente la cocina, la sala y un estudio fotográfico que hace años dejó de ser improvisado, pues ha diseñado un mueble para guardar las luces, cámaras, ventiladores, y demás artículos del oficio. En la pared está un “sinfín” sirve de fondo para cientos de ideas. En el centro de la sala-estudio de unos 76m2 hay una mesa de mármol con pequeñas estatuillas de madera tallada que tienen forma de hombrecitos alargados,  justo debajo están unas revistas apiladas. No son revistas seleccionadas al azar, son las revistas en donde ha sido publicado el trabajo fotográfico de Jhon. Más de 50 páginas de sueños logrados están allí para que no sean olvidadas, sólo tomadas como un impulso para seguir creciendo. Colocar los éxitos en ese lugar de la casa se ha convertido en tradición. De hecho, para cumplir con la costumbre, su recién estrenado book de fotógrafo está allí, junto a los demás triunfos.

Una modelo por demás delgada, de tez blanca, cabellos castaños y 1.75 de estatura llega con una maleta llena, mejor dicho, repleta de prendas de vestir  que muestra impaciente a Jhon. La idea es satisfacer el ojo clínico de un fotógrafo que ha invertido horas buscando inspiración en la web, en televisión, en revistas y que, además, tiene la costumbre de enviar referencias fotográficas a las modelos para que sepan qué espera de ellas. Una tarea difícil de cumplir. En una Mac reposan esas ideas, las guarda para saber precisamente cuándo ha superado el trabajo que lo inspiró.

What’s she say, de Jason Derulo, ameniza la jornada, un maquillador, con media cabeza rapada, y la otra mitad con cabellos largos, pantalones y zapatos Converse que alguna vez fueron grises y una camiseta sin mangas color negro, organiza un estuche de maquillaje que parece no tener fondo.

La urbanización de El Llanito, del Municipio Sucre, lo vio crecer. Junto a su abuela, su madre y sus hermanos dio los primeros pasos de la vida. Su padre fue una figura poco prominente, “soy hijo del típico matrimonio latinoamericano”. Recuerda una vez que estaba en el Centro de Caracas con su abuela, ella le compró una pantalla roja donde se colocaba un dibujo en un lado, y aparecía el reflejo en el otro.  Allí nació su amor por el dibujo. “Siempre he dibujado fotografías; de hecho, mi manera de fotografiar antes de tener cámara en mano era a través de mis dibujos”. La modelo no lo puede creer, pero nuestro maquillador estrella no usa aplicadores, utiliza, en su lugar, los dedos. El efecto es impresionante. Su rostro limpio de imperfecciones parece el de una estrella de Hollywood. Se deja ver una fina línea negra en el párpado inferior. Suena Just the way you are de Bruno Mars. Empieza la acción.

Primer cambio. Jhon sube volumen a la música, quizás para dejar que el sonido inspire. Las primeras fotografías son una prueba de luz, pero resultan útiles para entrar en confianza. “Dame todo lo que tienes”, es la frase con la que se inicia la sesión.  La modelo sólo viste panty negra, camisa blanca de hombre y tacones negros.  Quedan registros de una modelo con mucha actitud. “Quédate”, es la clave para capturar de varios ángulos una pose encantadora. Suena Cannibal de Kesha. Nadie pensaría que este fotógrafo es también Administrador. En su closet se encuentran desde camisas de algodón y bermudas hasta ropa de vestir de las marcas más reconocidas. Obviamente, también están las infaltables corbatas de colores para los días de ejecutivo. Como Administrador la ha ido muy bien, ya que desde los inicios del ejercicio de la profesión comenzó a alcanzar las metas: trabajó en Nueva York y en Italia. Para él sólo hace falta un poco de orden para tener dos profesiones. “Suelo ser tan organizado que llevo mi vida en una hoja de Excel”.

Este Administrador desde siempre veía revistas de moda y, sin querer, educó su ojo para lo que venía más adelante: clases de fotografía. “Entré en la moda tras una invitación al concurso Gran Modelo Venezuela, como ya estaba tomando clases de fotografía, pues tomé unas cuantas fotos. Después de unos días, mis fotos gustaron tanto que las publicaron en una revista en Valencia. Poco a poco, la gente fue viendo en mí el talento que tengo”. Suena Papparazzi de Lady Gaga, y la modelo sigue frente a las luces.

El maquillador hace las veces de asistente de fotografía, y ayuda a crear movimiento. Toma la camisa, la lanza, toma el cabello, lo lanza. Con esto, y un ventilador  se logran imágenes llenas de sensaciones entre lo sexual y lo sensual. Cuando la modelo ve los resultados, grita: “qué flaca me veo, qué bella”. Para Jhon Pérez, en Venezuela, a pesar de tener personas con mucho talento  y  tener mujeres y hombres atractivos, se mantiene el prototipo de la Miss y el Misster. Sin embargo, es un esquema que ha ido  cambiando paulatinamente, nos hemos dado cuenta que para resaltar a nivel mundial hay que ampliar la visión y cambiar los estándares. De hecho, empezó su carrera de la mano de diseñadores que están empezando su carrera también y que están abriendo nuevos caminos. Juntos están haciendo el cambio. “Muy pronto eso se empezará a notar -afirma con total seguridad- vamos a estar en un mayor nivel para la competencia”.

Segundo cambio. El “look rock”. Ahora toda de negro y dorado, la modelo con ojos perfectamente maquillados para impactar a quien la mire, está lista para la segunda ráfaga de fotos. Luz tenue para darle drama al concepto y escarcha en el pecho para causar el rebote de la luz, son las dos formulas para que este cambio sea mezcla perfecta entre glamour y rock and roll. Sólo lleva panty y camisa.  De fondo: Only girl in the world de Rihanna. “Me gusta fotografiar más que figurar. Me gusta cuando estoy en un lugar y aunque la gente no me conoce, reconoce mi nombre y mi trabajo. Eso me deja ver que mi estilo de fotografía -un estilo bastante limpio- es valorado por el público y hasta es inspiración para otros fotógrafos”. No en vano, Jhon, es buscado por muchos modelos y actores para tener un registro fotográfico que sirva de curriculum vitae ante los productores.

¿Famoso? Para nada, más bien figura pública. No presume de los 870 seguidores en Twitter, y mucho menos de los casi 5000 amigos en Facebook, para él son sólo personas que quieren saber de su trabajo, no de él.

A principio del año 2.011, se propuso tener en el mes de Junio por lo menos 10 publicaciones.De manera muy crítica, reconoce que, aunque su trabajo había mejorado de manera significativa, no había logrado entrar en las revistas como lo hubiese querido.  Para su sorpresa y la de muchos, ya en Junio había superado las expectativas: más de cuatro portadas, unas 25 páginas enteras con sus fotografías en cinco editoriales y  la campaña de Senos Salud, para el día mundial de la Prevención del Cáncer de Mama, en donde fotografió a Juan Carlos García y las hermanas Braun. Por si esto fuera poco, tuvo el gusto de trabajar con Rudy Rodríguez (en una campaña de valores), Roxana Díaz, Miriam Abreu y hasta Diosa Canales. En este punto y con tantos logros, sólo faltaba una pieza: vallas publicitarias. ¿Quieren una buena noticia? Caracas amaneció en el 2.012 repleta de vallas de Jhon Pérez.

Tercer cambio. La intensidad aumenta. Sólo el maquillaje de tonos negros, verdes y dorados cubre la mitad del rostro, lo demás es actitud. Una vez más el torso desnudo, el concepto busca resaltar los rasgos de la modelo y el acabado del maquillaje. Un trabajo minucioso de luces, resalta el esqueleto. Una producción que puede llegar a ser milmillonaria en algunos países, se hace en este modesto estudio-casa con cuatro talentosas manos. Burlesque de Cristina Aguilera, pone la nota musical.

Con un poco de creatividad, Jhon   Pérez y el maquillador utilizan silicón líquido para lograr el efecto de la saliva. La modelo frente al lente no luce complacida, el maquillador sugiere: “no con cara de asco, más glam”. Ante esta instrucción la modelo sube la intensidad en la mirada. Jhon, que también ha incursionado en el medio artístico como actor afirma que estudiar en Milán es su próxima meta. Aunque habla muy poco de sus proyectos futuros no dudó en compartir que existe la posibilidad de que sus fotografías sean publicadas en el exterior. Sin duda, el próximo paso es la internacionalización. “Lo importante en la vida es siempre soñar. Alcanzar un sueño,  soñar otro”.

Cuarto y último cambio. Un concepto lleno de color que tomó más de dos horas elaborar. El maquillaje tuvo como protagonistas tonos rosados, verdes, plateados, y el infaltable negro. Esta vez,  hubo un invitado especial: plumas. Se consiguió un rostro de terciopelo, con colores vivos y presencia de plumas en la mitad del rostro. Suena My Girls de Christina Aguilera. Jhon exige perfiles para capturar el maquillaje y giros para registrar el movimiento del vestuario. Ambas iniciativas alcanzan el nivel de editorial de moda. Nuestra modelo, tras tantos cambios de maquillaje, ya tiene los ojos rojos; el maquillador bosteza, y Jhon continúa al máximo de su rendimiento tras el lente. No hay cansancio.

Por Jhoraisi Peña

Agradecimientos a :

Jhon Pérez

Michelle Gonrod (Modelo)

Jesús Palencia (Maquillador)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s