La bailarina y docente naiguatareña, Inés Longa, lleva la cultura en sus venas

Maru: Entre triunfos, bailes e ilusiones

Desde hace más de treinta años la directora de Danzas Naiguatá vive en una lucha constante por dividir el tiempo entre sus dos profesiones, la familia y el descanso. La artista popular ha dejado el nombre de su parroquia en alto en distintos estados del país

Por Eileen Rada

 En la mesa principal no hay floreros, ni fotos de familiares en las paredes. El espacio es ocupado por triunfos plasmados en trofeos. Treinta y dos placas relucientes, once estatuillas brillantes y unas cuantas medallas engalanan la estancia. Hace más de treinta años Inés María incursionó, por casualidad, en el oficio  que con el tiempo se convirtió en su primer amor: la danza.

Trabajo, trabajo y más trabajo. Así es la rutina diaria Inés María Longa, conocida popularmente como “Maru”, quien comparte su tiempo entre el baile, la docencia, los viajes y su familia. Es directora de las “Danzas Naiguatá”, profesora de educación física y Vicepresidenta de la Junta “Glorias a Vargas”, fundación que organiza cada año el desfile en honor a José María Vargas. Sin embargo, Longa no titubea al afirmar que la danza es el oficio que más disfruta.

En el pueblo de Naiguatá es casi imposible no haber oído su nombre, pero pocos conocen la historia que su seudónimo esconde. María Eugenia fue el nombre de la primera hija de sus padres, quien murió con tan solo diez meses de nacida. Neftalí Longa y Alejandrina Hernández –sus padres- quisieron darle el mismo nombre de su hermana fallecida, pero su  llegada al mundo, el 21 de enero de 1958, coincidió con el día de Santa Inés, por lo que decidieron nombrarla Inés María. “Mi mamá comenzó a llamarme Maru por el recuerdo de su primera hija”, cuenta.

Por las venas de Inés María corre la pasión por el baile, el deporte, la cultura y el amor por las tradiciones de su pueblo natal. La ilusión de Maru siempre fue dedicarse a la educación física y la danza apareció en el camino. Al transcurrir el tiempo, cuando contaba con  dieciocho años y un título de Bachiller Docente en mano, comenzó a interesarse por el baile. La inquietud siempre estuvo allí, pero fue gracias a Servilia y Antonia González  que Maru decidió formar su propia agrupación en 1981.

Su formación académica y artística se forjó en la Unidad Educativa “Nuestra Señora de Coromoto”, Liceo “Juan José Mendoza”, Instituto “Miguel Antonio Caro” y el Instituto Pedagógico de Caracas. Formó parte de los grupos de danzas “Teresa Carreño”, “Ditirambo” y ha participado junto a las danzas de Yolanda Moreno en distintos festivales.

Nelson Figueredo, Manuel Montañez, Alfonso Velázquez, Ibrahim Barrios, Yolanda Moreno y Mery Cortéz son sólo algunas de las personas que han formado parte  importante en la vida de Longa. “A Yolanda Moreno la conocí en el año 1985  en un bazar navideño en el Club Puerto Azul y hasta ahora mantengo comunicación con ella”.

El profesor Manuel Montañez, conocido bailarín de la parroquia, considera a Inés María Longa como parte de su familia. La define en una sola palabra como una persona “especial”. “Maru y yo tenemos veintisiete de años de amistad. Ella no es sólo mi amiga, es mi hermana y mi comadre. Es una persona excelente, trabajadora, humilde y siempre está dispuesta a escuchar”, asegura Montañez.

Su familia también fue un importante pilar en su vida personal y profesional. Desde siempre contó con el apoyo de sus padres y hermanos, aunque confiesa que mantuvo una relación de mucho respeto con su padre, quien murió hace treinta años. Neftalí Longa fue un destacado político de Naiguatá, uno de los fundadores de la Junta “Glorias a Vargas” y militante de algunos partidos de centro izquierda, como la Unión Republicana Democrática. “Él era un señor muy serio y muy estricto con nosotros”, comenta Inés María, con cierta aspereza, mientras se remonta al pasado.

De la relación con sus padres, Longa desea transferir los valores de respeto y responsabilidad a su hijo, Jorge Luis Ortega, quien hoy tiene 20 años y es estudiante de cuarto semestre de Comunicación Social en la Universidad Católica Santa Rosa.

Maru y la tradición de Naiguatá

Naiguatá es un pueblo muy alegre y lleno de tradiciones. Los ojos de Maru se iluminan con sólo oírlo nombrar y asegura que es el mejor pueblo del país. “Ser naiguatareño es disfrutar de la parroquia, vivir el momento, saberla llevar, sentirla y disfrutar de lo mejor que tenemos: su turismo, cultura e historia”, comenta, entusiasmada.

Son incontables los concursos, tanto regionales como nacionales, en los que Danzas Naiguatá ha representado a la parroquia. El más reciente fue el Festival Nacional Mango y Merey, que se realizó a mediados de 2011 en el estado Anzoátegui.  Maru y su agrupación se convirtieron en ganadoras de todas las estatuillas del género tradicional y ocuparon el segundo lugar en danza nacionalista, contemporánea, pop y urbana. Por otra parte, en el año 2008, ganaron cinco trofeos en el reglón tradicional en un festival realizado en El Vigía, estado Mérida.

Maru disfruta a plenitud de los encuentros y festivales. “Me gusta llevar lo nuestro, lo tradicional y lo autóctono de mi parroquia. Desde el tambor, la parranda o las fulías”, comenta, mientras su mirada pasea por las brillantes estatuillas que reposan en una repisa de su sala.

Además de la danza, Longa participa activamente en la organización anual del desfile en honor a José María Vargas y del día de la mujer en el pueblo de Naiguatá, organizado por la Junta “Glorias a Vargas”.

Visionaria de realidades

“Yo vivo mucho de ilusión y muero de desengaños”, dice Maru, en tono de chiste endulzado con melancolía, pero son más los logros que las desilusiones. En el año 2010, Danzas Naiguatá recibió a Dayana Mendoza y Estefanía Fernández, Miss Universo 2009 y 2010. “Cuando era muy joven y Bárbara Palacios fue reina, yo siempre pensaba que quería tener un triunfo así, pero no como reina. Yo me veía como recibiendo a alguien y lo logré”. También tuvieron la oportunidad de representar a Vargas en el marco de la celebración de los doscientos años de la Independencia de Venezuela. La conmemoración se realizó en Los Próceres en julio de 2011.

 

La otra cara de Inés María Longa

  • Placeres: Descansar, viajar y conversar con su hijo en su tiempo libre.
  • Defectos: no poder decir que no cuando le piden favores.
  • Si no fuera bailarina sería: entrenadora de Voleibol.
  • Bailarines que admira: Marbelis Flores, Rosangel Castro, Lissette León, Astrid Aguilera, Ingrid Colina, Yolanda Moreno, Maryorie Flores y Mery Cortez.
  • Sus mayores logros: participar en los juegos deportivos del estado Cojedes como representante del estado Vargas y recibir a las reinas en el aeropuerto junto a su grupo de danza.
  • Metas a futuro: conseguir un transporte propio para su agrupación y salir al extranjero con Danzas Naiguatá.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s