La música venezolana no es solamente el joropo llanero

ENTREVISTA por Eudomar Chacón.

Hugo Quintana, Coordinador de Extensión de la Facultad de Humanidades y Educación y Miembro Fundador de la Sociedad Venezolana de Musicología (SVM)

La música venezolana no es solamente el joropo llanero

La mayoría de las personas que manejan los medios no son musicólogos y no son conocedores de la música venezolana. La música se transforma, lo que hoy es folclor mañana puede dejar de serlo. Cuando la música venezolana deje de transformarse, van a salir cosas muy interesantes

En medio de la globalización que estamos viviendo, podríamos pensar que la música tradicional venezolana ha quedado rezagada y ha perdido su importancia. El profesor Hugo Quintana, musicólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela, miembro fundador de la Sociedad Venezolana de Musicología (SVM) y Coordinador de Extensión de la Facultad de Humanidades y Educación asegura que en Venezuela se ha simplificado nuestra música y que la misma está en un proceso de transición.
-¿Qué aportes ha hecho la SVM a la promoción de la música venezolana?

-La SVM es una sociedad muy joven, que al no tener ningún apoyo institucional, es muy modesto el aporte que ha podido hacer. No obstante, tenemos una revista anual disponible en la web con artículos netamente musicológicos, y lo que se busca es rescatar la historia de la música venezolana y latinoamericana.
-Venezuela es un país con una gran variedad de géneros musicales. ¿Por qué a nivel internacional se proyecta solamente el joropo como música venezolana?

-Yo supongo que esto debe tener más de una razón y no es fácil dilucidarlo todo en una sola respuesta, pero debe guardar relación con los medios de comunicación y con las ‘etiquetas’ de lo que se entiende por venezolano. De hecho, si tú me preguntaras si el joropo llanero es música venezolana, te diría que sí pero que también es colombiana, y esto es porque las fronteras culturales no se construyen demarcando líneas en un papel. Yo creo que como es más fácil simplificar que ver las cosas en su justo detalle entonces se ha creado esta etiqueta para decir que la música llanera es la música venezolana. La mayoría de las personas que manejan los medios no son musicólogos y no son conocedores de la música venezolana y eso hace que la simplificación les resulte una cosa mucho más fácil.
-Hay emisoras que se hacen llamar “100% libres de gaitas” y otras que hablan de forma muy abierta y despectiva lo que se hace en el país ¿Por qué el venezolano niega tanto de su música?

-Yo no creo que en general el venezolano no esté identificado con su música. Hay que ser un poco más amplio en este sentido porque podríamos caer en el mismo simplismo del que estamos hablando al decir que música venezolana es nada más la música llanera. Si la música venezolana es aquella que hacen los venezolanos, entonces tenemos que decir que también es música venezolana la que hace Ilan Chester, Yordano, y Oscar D’ León.

-Ronny Velásquez, ex jefe del Departamento de Promoción Cultural de la Escuela de Artes de la UCV dice que “la identidad venezolana está en crisis por los valores que le ha introducido los medios de comunicación privados” ¿Cuál es su postura al respecto?

-En mi opinión, la peor crisis que tiene el pueblo venezolano es una crisis moral, una crisis donde la vida vale poco, y creo que los medios de comunicación pueden tener algo que ver con eso. Además de eso, el mundo está viviendo una crisis de valores, y Venezuela no es la excepción. Pero no creo que la peor expresión de dicha crisis sea el hecho de que se adopten y se consuman producciones de otros países. Ciertamente, los medios de comunicación en su sentido más amplio, hacen que se adopten fácilmente modismos de otras partes y se cuestionen los propios, ¡Eso es normal! Y estamos dirigidos cada vez más a convertirnos en ciudadanos internacionales. Ahora bien, yo no veo ningún problema en que se consuman productos foráneos pero habría que aceptar que la comida venezolana, la música venezolana, las costumbres venezolanas en general, tienen tanta validez como las de cualquier otra nación. Por ejemplo, si yo fuera comerciante, intentaría hacer con la arepa lo que se ha hecho con el Arturo’s, McDonald’s, y todas las comidas que se venden en las ferias de los centros comerciales del mundo, porque este es un producto sumamente práctico, sabroso y dúctil, porque uno se puede comer una arepa del universo entero. Así como pongo el ejemplo de la arepa, igual pasa con la música. Por eso creo que nosotros debemos incorporarnos al mundo y aportarle a este nuestra cultura, y no cerrarnos porque esa es una forma de negarse. Si bien, cuando nos abrimos al mundo, nuestras costumbres, nuestros valores, se ven modificados y pueden tender a desaparecer con el tiempo, también pasa que si nos aislamos del mundo, desaparecemos. Entonces, no hay alternativa, el mundo se transforma, inclusive la música de tradición. Lo que hoy es folclor, mañana puede dejar de serlo.
-¿Qué piensa al respecto de la importancia que este gobierno le ha dado a la distribución de las manifestaciones culturales venezolanas?

-Esto tiene que ver con el 50/50 (por cada canción se coloca una venezolana). Yo creo que aquí se pudo haber hecho una estrategia distinta, sin perder la esencia de lo que se quiere. A veces cuando hay programas que son temáticos, este 50/50 puede dañar la naturaleza de lo que es el programa. Si por ejemplo, yo tengo un programa de puro rock o de jazz, tener que meter alguna canción tradicional venezolana afecta la secuencia del mismo. Yo creo que el 50/50 puede distribuirse de muchas maneras. Si lo que se quiere es promover valores nacionales, hay horas de radio que son claves para eso, como las 6:00, 7:00 y 8:00 am, las 4:00, 5:00 y 6:00 pm, sin necesidad de poner 1×1, y con eso se les permite a las emisoras, tener programas de radio para todos los gustos.
-¿Qué le depara a la música tradicional venezolana en los próximos años?

-La música venezolana está viviendo un fenómeno muy particular que en mi opinión no acaba de concretarse. Está en un proceso que viene determinado por el hecho de que personas que tienen una gran habilidad musical y que además tienen una amplia condición académica (me refiero a grupos como Gurrufío, El Cuarteto, entre otros) andan haciendo y deshaciendo con la música venezolana. Ellos son artistas, son creadores, y como en el mundo del arte no parece aconsejable establecer suerte de cadenas para que la gente no pueda hacer con su creatividad lo que le parezca, de este proceso van a surgir distintas cosas. Eso va recibir, como hasta ahora ha sido, influencia del jazz, de la música sinfónica y de toda la música del mundo que se conoce en nuestro país. En consecuencia, estos tres factores y cualquier otro van a determinar una renovación en nuestra música, que en este momento no se expresa de la mejor manera, porque lo que se hace es descomponer o recomponer. Cuando la música venezolana deje de estar en este proceso de transición, van a salir cosas muy interesantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s